EMPIEZA LA AVENTURA : CAMPO BASE

Lejos de las luces del espectáculo, de los sponsors, de la publicidad, del circo al que por desgracia nos estábamos empezando a acostumbrar, tenemos a Oscar en Nepal intentando coronar la cumbre del Kanchenjunga (8.586m), la tercera mas alta del planeta.

Este se traduce como “Los cinco tesoros de las nieves”(oro, plata, gemas, cereal y libros sagrados). La montaña tiene cinco picos, cuatro de ellos por encima de los 8.450m.
Oscar está en un expedición internacional formada por un grupo de sherpas entre los que cabe destacar a Mingma, que si hace cumbre seria  su catorceavo ocho mil, entonces por fin el pueblo sherpa obtendría el reconocimiento que tanto se merece y junto a ellos la alpinista Rosa Fernández.
Para Oscar es su tercer intento y no dudamos que esta vez lo conseguirá, las condiciones y el ambiente son muy diferentes a las del año pasado, no habrá nadie que se acerque a la tienda, creando mal rollo, a pedir dinero por si usan las cuerdas fijas montadas por otros, entre otras cosas porque ni hay cuerdas fijas montadas, ni nadie que las vaya a montar, tampoco se desgastaran en ayudar a bajar a alguien que quiso subir a costa de todo y de todos.
Las ultimas noticias son que están en el campo base (5.500m), que los ánimos están muy bien y que preparan una expedición exploratoria al Campo I, todavía no saben la carga de nieve que hay en las faldas del Kangchen ni el estado de esta.

El Kangchenjunga tiene un significado especial para nuestro club, en el primer intento nuestro amigo Iñigo, la montaña se enamoró de el y quiso retenerlo allí para siempre y así formar parte de los cinco tesoros, ahora son seis. No la culpo, Iñigo era un ser adorable.
En el segundo intento, como ya he mencionado anteriormente, las condiciones no fueron las mejores, Oscar hizo un intento en solitario, llegando hasta al Campo IV, pero un ciclón ártico que asolo la montaña lo mantuvo retenido varios días a 7.000m, fueron días que mejor olvidar…
Por eso esta vez es especial, hay muchos recuerdos, muchos ánimos, mucha pasión y mucha vida y un montón de amigos que os desean lo mejor.
Esther Gines, información proporcionada por Oscar Cadiach.

Kangchenjunga 2011

Hola amigos montañeros, este blog es para informaros de la expedición de Oscar al Kangchenjunga, pero me vais a permitir una licencia que se que a este le gustaría y es dedicar unas palabras a mi maestro en la montaña recientemente fallecido, el 24 de marzo de 2011,  a los 75 años, Miguel Gómez, “el valenciano”. Uno de los pioneros en el mundo del  alpinismo español.


Todavía recuerdo como lo conocí, yo era una enana, tenia 12 años y pertenecía igual que el, al Centro Excursionista de Valencia, era el año 1986 y Miguel acababa de hacer el primer ochomil valenciano, el Nanga Parbat, junto a Moisés García y Rafa Vidaurre, estaban allí los tres dando una conferencia y firmándonos los pósters conmemorativos a todos los allí presentes, ese póster ha estado colgado en la pared de mi habitación durante muchos años, ahora esta guardado como un tesoro. Cada día por la mañana, cuando me levantaba veía la foto de Miguel ondeando la bandera valenciana sobre la cumbre del Nanga, toda una inspiración para comenzar el día.
Pasaron los años, paso la vida, yo pertenecía al club “Correcaminos” un club de atletismo valenciano con algunos intrusos montañeros, los cuales conseguimos montar un pequeño rocodromo, yo había estado fuera de España un tiempo, haciendo mis propias Américas y cuando regrese al club,  tenia 26 años, aun recuerdo ese día, fui directa al rocodromo y vi colgado en la pared a un hombre fibroso, delgado, unas espaldas dignas de un gladiador pero le mire la cabeza y tenia el pelo blanco, algo no cuadraba, no podía ser mayor con ese físico, me quede observando como se movía por la pared mientras estiraba y en ese momento bajó, se giró y me dijo: Que, vas a hacer algo?! Y de repente le reconocí, el alpinista del póster! Y le digo: Eh! Un momento! Tu estas colgado en mi habitación! No lo podía creer!
A partir de ahí, surgió una amistad proveniente de una admiración durante muchos años, así que junto a Luz, su compañera, y mas amigos vivimos muchas jornadas de escalada y de buenos momentos.

En el 2005 vine para tierras tarraconenses y fue cuando Oscar y yo nos conocimos, yo le conté que traía a Miguel al centro excursionista de Reus a dar una conferencia y el me dijo que ese mismo día se iba a Canadá a recoger un premio por la “Magic Line”, que le salía el avión esa misma noche y yo le dije . “Tu te lo pierdes”. Ellos habían escalado juntos en Montserrat años atrás. Llegó la noche del pase de diapositivas de Miguel en Reus y de repente allí aparece Oscar, me contó que había retrasado el vuelo. Teníamos allí a dos monstruos del alpinismo contando batallitas, cada diapositiva que pasaba Miguel la comentaban como dos amigos que están en la barra de un bar, fue todo un lujo. Oscar tenia gran aprecio por Miguel pues sabia de mi admiración por el y un mes antes de que se fuera Miguel para siempre estuvimos hablando Oscar y yo por teléfono con el haciendo planes para ir a escalar al Puig Campana. Los dos se admiraban mutuamente. No dudo que parte de esta cumbre, el Kangchenjunga, la dedicará a Miguel.

En 1959 abrió la popular vía “Los Valencianos” del Peñón d’Ifach junto a Antonio Martí y Ángel Tébar. Y en 1977 la clásica “Gómez-Cano” junto a Víctor Cano.
Siguiendo su instinto aventurero, emigró  a Sudamérica, viviendo en Brasil, Argentina, Chile, el Perú.., donde aprovechó para ascender diversas cumbres (Cerro Tronador, volcán Osorno -en solitario-, Cerro Altaïr, Paloma, Monolito…). Incluso bautizó un pico virgen con el nombre de Centre Excursionista de Valencia, entidad a la que siempre ha estado vinculado.
En los sesenta formó parte de la expedición que cruzó por primera vez el Hielo Patagónico Norte.
 Intentó el Aconcagua (6.000m) por segunda vez, sin cima, repitiendo por primera vez el espolón SO con Manuel Moreno durante 6 días. En su vuelta a España trabajó con Toni Martí en el refugio de Góriz, y en Estós durante 12 años. De esos años tenia muchas anécdotas, por ejemplo, nos contaba que cuando veía venir a uno con una mochila enorme ya sabia que era español y que no iba a consumir nada, pero si la mochila era pequeña, era giri y ese si que dejaba dinero.
En febrero de 1972 logra la primera española a la Sur clásica del Aconcagua (6.959m) -según Messner, una de las grandes paredes de la Tierra-, con ocho vivacs, junto a Botella, Martí y Tébar. Fue una expedición memorable.
 En 1980 abre “Mediterráneo” con Miguel Ángel Gallego al Kenia, e intentó con él, su hermano Jose Luis y Manolo Del Castillo el Fitz Roy durante cuatro meses (1982).
El 15 de agosto de 1986 logra el primer ochomil valenciano, el Nanga Parbat (8.125m) por la Kinshofer, con Moisés García y Rafa Vidaurre.
Intenta otros ochomiles, en 1988 el Makalu y en 1990 el Cho Oyu. Consiguió el permiso para el Everest pero no la financiación para este. En el 2003 hizo cumbre en el Mckinley. De profesión, maestro industrial matricero, es por eso, que muchas rutas valencianas están equipadas con chapas y clavos de su taller.
 En los últimos años se estaba construyendo una casa enfrente de las Peñas de Guaita, escuela valenciana de escalada , por donde pasamos todos los que empezamos a escalar, la casa tenia un terreno del que estaba muy orgulloso pues allí  plantaba sus hortalizas libres de pesticidas. También salía a navegar, otra de sus grandes pasiones, junto a su compañera Luz, una mujer estupenda que tuvo la gran suerte de ser amada por este hombre y viceversa.
Gracias a todos por dejarme dedicarle unas palabras a una persona que ha sido muy importante en mi vida, ha sido un golpe duro para todos. Miguel siempre decía que no somos nada , somos como hormiguitas, como hojas de los árboles, que hoy estamos aquí y mañana Dios dirá, que la vida hay que vivirla con pasión y eso es lo que hizo hasta su ultimo día.
Así que ahora tenemos a Oscar luchando por hacer cumbre en el Kangchen, con lo cual vamos a intentar transmitiros toda la información posible para que viváis la ascensión con pasión, la misma que Miguel y Oscar tienen por la montaña y por la vida, esta vez no dudo que nuestro amigo hará cumbre pues se llevó la mochila cargada de mucho amor recordando a Miguel.


Esther Ginés